La duración y la buena eficiencia de tu máquina de aire acondicionado depende mucho del uso diario que se haga de ella, del acondicionamiento de la habitación donde se encuentre, el rendimiento que se le exige a la máquina… Por ello es importante cuidar al máximo todos esos pequeños detalles que pueden influir en el día a día del funcionamiento de la unidad.

A continuación os ofrecemos una lista de consejos para conservar y rentabilizar tu unidad de aire acondicionado de una manera óptima.

5 recomendaciones para el uso del aire acondicionado

  • Sitúa la unidad exterior en un lugar bien ventilado y que esté al abrigo de la luz directa del sol. De esta manera conseguirás conservarla mejor, con un mejor funcionamiento y menos riesgos de averías y problemas.
  • Si no hay nadie en la habitación, desconecta el aparato o utiliza la función de ahorro. Utiliza el temporizador y la programación para ajustar siempre la temperatura a la actividad que vaya a haber dentro de la habitación o las horas del día más o menos calurosas. Cuanto menos hagas trabajar a la máquina mejor se conservará y más ahorrarás en tu factura.
  • Aísla adecuadamente tu vivienda. Utiliza toldos, baja las persianas y cierra las cortinas para reducir las radiaciones directas. Así podrás conservar la temperatura más eficientemente y no tener que recurrir tanto al aire acondicionado.
  • Ten en cuenta que diez minutos son suficientes para ventilar las habitaciones. Eso te ahorrará el perder la temperatura de la casa.
  • Utiliza siempre el termostato y asegúrate de que no esté próximo a ninguna fuente de calor.
  •  Para alcanzar rápidamente la temperatura deseada utiliza la función turbo. Una vez alcanzado el ambiente deseado utiliza el modo ahorro.
  • Presta mucha atención a las recomendaciones de mantenimiento y limpieza de tu equipo. Consulta al servicio técnico si tienes alguna duda o surge algún problema para que te lo resuelvan, no toques la máquina sin tener los conocimientos suficientes.